Como dice el refrán: “De tal palo, tal astilla”.

El músico Edwin Morrow (nombre artístico: Edvanz’d) es un rapero de Atlanta, Georgia, Estados Unidos, que tiene muchos seguidores.

También es un devoto esposo y padre de su hijo Maverick, y ahora un video filmado por su esposa se está volviendo viral gracias al adorable baile que organizó con el bebé.

En el video, Ed y Maverick se están relajando en el piso alfombrado de la sala de estar de la familia cuando papá se levanta y desafía a su hijo a una competencia de baile. El bebé se sienta en silencio mientras papá muestra algunos movimientos impresionantes y luego se tira al suelo para hacer un poco de breakdance.

El bebé simplemente observa impasiblemente como su padre hace su parte, y cuando Ed termina se tira al suelo y pregunta, “¿Qué tienes, hijo?”.

videoPlayerId=1262cd7df

Sin perder el tiempo, Maverick comienza a hacer su propio movimiento de breakdance. Es decir, da vueltas sobre sí mismo mientras está sentado en el piso en una vaga imitación de lo que acababa de hacer su padre. No hace falta decir que este movimiento es increíblemente lindo y los padres de Maverick se rieron a carcajadas.

Animado por la alegre respuesta, Maverick sonríe a su madre y luego empieza a girar en sentido contrario. Ed incluso va a chocar los cinco, pero el pequeño está demasiado ocupado bailando breakdance para detenerse, haciendo que sus padres se rían aún más fuerte.

“¡Eso es! ¡Ahora ve por el otro lado!”, dice la madre de Maverick desde detrás de la cámara. Una vez que ha girado lo suficiente, se detiene para reírse mientras su padre cae de nuevo al suelo. 

¡Este es un momento familiar tan dulce! Es imposible no reírse cuando ves a ese dulce niño haciendo su mejor imitación de breakdance.

Echa un vistazo por ti mismo en el video, y asegúrate de compartir para hacer que alguien sonría hoy.

Videos Destacados

Un enorme gorila tiene como amigo a un bebé gálago. ¡Míralos qué tiernos se ven!

Este grupo tradicional indígena enamora con “Dewind of change” de Scorpions

11 mentiras que aprendimos de las caricaturas