En Brisbane, Australia, la mamá Michelle Elms tiene un regalo muy especial para sus dos hijos, Jared, de 27 años, y Brock Rawlins, de 25, que nunca antes habían visto colores.

Al entregarles a ambos un par de gafas especiales, les llevó unos segundos acostumbrase, hasta que Jared grita de emoción cuando los recortes de papel que tenía ante sí cobran vida de repente.

Abrumado por todo lo que lo rodea, Jared no puede creer lo que ven sus ojos cuando ve el color de la hierba, el óxido e incluso su propia piel por primera vez, bromeando con el hecho de que en realidad es “más marrón de lo que pensaba”.

Para Brock el proceso fue más lento, pero cuando finalmente pudo ver los brillantes colore, se emocionó igual que su hermano.

Encantada de ver a sus hijos disfrutando del mundo con toda claridad, Michelle dijo: “Me enteré de que los niños eran daltónicos justo antes de empezar la escuela y me sentí muy culpable”.

“Me dijeron que el daltonismo suele heredarse del lado de la madre, así que sentí que era culpa mía”.

“Cuando me enteré de estas gafas, no pude resistirme”.

videoPlayerId=4851608cf

“Fue una verdadera mezcla de emociones; la reacción de Jared fue tan instantánea que no pude evitar llorar”.

“Pero con Brock no sucedió tan rápido y al principio estaba visiblemente frustrado”.

“Por suerte, finalmente funcionó, y me envió un mensaje de texto más tarde ese mismo día diciendo lo asombrado que estaba de poder ver cada color en los semáforos”.

Jared dijo: “Fue un cambio total, es una experiencia que es muy difícil de expresar con palabras”.

“Ahora llevo mis gafas conmigo a todas partes, así que ahora puedo experimentar en cualquier momento lo hermoso que es el mundo”.

“Después de ver el amanecer, mi color favorito es el naranja, es una de las cosas más espectaculares que he visto”.

“No puedo esperar hasta que llegue el día en que pueda ver un arco iris”.

Te puede interesar:

videoPlayerId=ef2612f81