Rara vez tiendes a esperar lo mejor cuando una persona cercana está gravemente enferma y los médicos no hacen predicciones esperanzadoras. Sin embargo, a veces, la fe puede abrir camino para una recuperación completa.

Hoy en día, mucha gente sabe quién es Victoria Arlen. Esta chica es una insuperable motivadora, campeona paralímpica y una hermosa mujer.

A la edad de 11 años, la niña cayó en coma debido a dos enfermedades poco frecuentes: la mielitis transversal y la encefalomielitis aguda, cuya combinación le quitó la capacidad de controlar su cuerpo: moverse, hablar o reaccionar ante lo que la rodeaba. Pasaron 4 años antes de que pudiera hacer entender a sus familiares que los veía y los escuchaba.

La mielitis transversal es una enfermedad neurológica; una inflamación aguda de la materia gris y blanca de uno o más segmentos adyacentes de la médula espinal. En el cuadro clínico, se observan deficiencias motoras y sensoriales bilaterales por debajo del nivel de la lesión. La enfermedad se manifiesta por dolor y sensaciones anómalas, debilidad muscular, pérdida de movilidad y parálisis, así como problemas para controlar la defecación y la micción. Las razones de su aparición incluyen disfunciones inmunitarias, incluidas las causadas por infecciones, así como la esclerosis múltiple.

La encefalomielitis es un proceso inflamatorio agudo o subagudo que afecta la cabeza y la parte posterior del cerebro en cualquier parte del sistema nervioso, con mayor frecuencia de forma diseminada. Los síntomas dependen más de la localización de los focos patológicos. Además de la incapacidad para moverse y los problemas de coordinación, se caracteriza por fiebre, temblores, dolores de cabeza severos, somnolencia, trastornos en el funcionamiento del tracto gastrointestinal, alteración del comportamiento, convulsiones y coma.

La niña quedó atrapada en su cuerpo. Solo unos años después, Arlen pudo reaccionar a las palabras de sus familiares, abriendo y cerrando los ojos. Entonces decidió que no podía permitir que la enfermedad la quebrara.

videoPlayerId=43681ed81

Victoria volvió a aprender a hablar y a controlar su cuerpo. Un poco más fuerte, comenzó a desarrollar los músculos, reanudó su entrenamiento de natación e incluso se clasificó para los Juegos Paralímpicos de Londres dos años más tarde. El camino a una medalla de oro y tres de plata le llevó 6 años.

Victoria creó su propia fundación benéfica especializada en la adaptación de personas con discapacidad. Está involucrada en la recaudación de fondos para la compra de equipo médico y terapia de rehabilitación. 

Pocos creían que alguna vez volvería a pararse. La niña se había estado moviendo en silla de ruedas durante varios años, y en 2017 estaba entre los participantes del proyecto Dancing with the Stars.

Junto con su pareja, el famoso bailarín Valentin Chmerkovskiy, estuvo a punto de llegar a la final, pero terminó en el 5º puesto. Independientemente de la clasificación, este es un resultado impresionante para ella.

Todos necesitan apoyo en un cierto período de sus vidas. Victoria Arlen recibió lo suficiente y decidió dar el suyo a los que lo necesitan. La gente en tal condición necesita la fe y el cuidado de sus seres queridos. No los prives de las esperanzas de recuperación, no importa lo difícil que pueda parecer.

Te puede interesar:

videoPlayerId=fedeac15f

Videos Destacados

Canta cómo si hubiera salido directamente de los años 40 ¡y sorprende a todos!

Su nieto se une a su abuela con el piano tocando “Somewhere Over The Rainbow” y hacen un hermoso dúo

Esta orquesta interrumpe su recital para tocar una conocida tonada de Star Wars