Si alguna vez has dudado sobre si la arquitectura es creativa y artística, Javier Senosiain está aquí para demostrarte que lo es. Un sitio montañoso cerca de la Ciudad de México se ha convertido en el lugar perfecto para la maravillosa casa que Javier construyó. Hay dunas verdes y árboles encantadores que rodean todo el lugar donde esta casa permanece casi invisible. No es de extrañar que llamara tanto la atención desde 1984, el año de su finalización.

Incluso en ese entonces, esta casa orgánica era vista como algo bastante adelantado a los tiempos. La casa está tan bien integrada en el entorno natural que si caminas por el jardín, puedes incluso estar caminando por el tejado de la casa sin darte cuenta. Esa es la belleza que creó el arquitecto mexicano: ha podido utilizar escenarios naturales y construir casas inspiradas en la forma de una serpiente, un hongo, un tiburón e incluso flores.

La casa está modelada con la forma de una cáscara de maní, lo que la hace bastante espaciosa. Tiene dos espacios ovalados que se conectan mediante un pasadizo estrecho.

Si bien el interior puede parecer una cueva, en realidad hay un gran ventanal que se abre a un hermoso paisaje lleno de vegetación.

Javier se ha preocupado de integrar todos los elementos esenciales de una casa como el comedor, la cocina, el dormitorio, el baño, el vestidor y el salón dentro de esta pieza de arte. No te sentirás fuera de lugar en absoluto.

videoPlayerId=9d30feb01

¿Qué piensas? ¿Vivirías aquí?

También te puede interesar:

videoPlayerId=5d1ee06d7

Videos Destacados

El joven manos de tijera de la vida real: barbero paquistaní usa 27 tijeras simultáneamente

Impresionantes imágenes aéreas capturan maravillosos lagos que cambian de color

Artista busca la ayuda de insectos para crear obras maestras en miniatura