El abuelo Mason es un gato que había estado viviendo una vida dura, era completamente salvaje. Había sido atrapado por Tiny Kittens durante uno de los eventos regulares de Trap-Neuter-Return (TNR) del rescate.

“Es uno de los animales salvajes más viejos que hemos visto, y a lo largo de su recuperación, dejó claro que sus instintos salvajes estaban profundamente arraigados”, escribió el refugio.

Fuente: Impresión de pantalla del video

En resumen, el abuelo Mason estaba de mal humor y tenía una buena razón de por qué estarlo, el pobre y anciano gato estaba lleno de heridas.

Tenía un crecimiento gigantesco en la pata, su cola se había roto en numerosos lugares, y necesitaba un extenso trabajo dental.

Entonces, como si eso no fuera suficiente, el centro de rescate se dio cuenta de que también tenía una enfermedad renal avanzada.

Si el personal regresaba al abuelo Mason al aire libre, probablemente no sobreviviría el invierno. Sus únicas opciones eran la eutanasia o ver si podía adaptarse a la vida en un nuevo hogar. Decidieron probar lo último.

El abuelo Mason fue colocado en un nuevo hogar y poco a poco comenzó a adaptarse a la vida doméstica.

Todavía no se sentía cómodo siendo mascota de humanos, pero le gustaba jugar, y estaba claro que estaba muy contento.

Fuente: Impresión de pantalla del vídeo

“Tardó mucho tiempo para adaptarse”, dijo la nueva dueña del abuelo a The Dodo. “Era esencialmente como un caballero anciano que ha vivido toda su vida de cierta manera y luego, de repente, se ve forzado a vivir de una manera completamente diferente”.

El refugio se sorprendió de que, para ser un gato salvaje, el abuelo Mason se había adaptado muy bien. En ese momento, realmente no esperaban que las cosas mejoraran mucho… pero entonces conoció a los gatitos.

Un día, la dueña decidió traer a dos gatitos a la casa. “Se fueron directamente a la guarida de Mason y empezaron a escalar sobre él, invadiendo su espacio personal”, escribió ella.

La dueña esperaba que Mason gruñera o golpeara a los bulliciosos gatitos, pero para su sorpresa, se acurrucó con ellos muy contento y cerró los ojos con una sonrisa.

Fuente: Captura de pantalla de Youtube. 

“Me derretí por completo”, recordó. “Lo único que le faltaba a Mason era contacto con otro ser vivo, y aunque no quería eso de mí, estaba claro que lo deseaba de su propia especie”, explicó en una entrevista con The Dodo: “Desde entonces, le encantan los gatitos y se emociona cuando salen a jugar”.

Fuente: Captura de pantalla de Youtube.

Los gatitos trajeron alegría y consuelo a la vida del abuelo Mason, y su historia es un recordatorio de todo el amor y el cuidado que los gatos salvajes tienen para dar.

“No creo que haya tenido la oportunidad de ser un gatito, y se está divirtiendo tanto”.

videoPlayerId=67f590fe2

De: animalchannel

Videos Destacados

Sofía Gómez Uribe, la joven colombiana que conquistó el fondo del mar

Cuando sepas qué es este lugar en medio del mar, querrás estar allí

Gigante Mastín Inglés se acurruca adorablemente con su amigo el gato. ¡Son tal para cual!