No todos los días te encuentras cara a cara con un caimán. Charles Helms estaba en su tercer hoyo en el campo de golf de Buffalo Creek en Palmetto, Florida cuando vio pasar casualmente un cocodrilo gigante.

El reptil gigante no parecía agresivo a pesar de ser un animal solitario pero altamente territorial por naturaleza. Esta no es la primera vez que este caimán camina e interrumpe un juego. En realidad es un visitante regular y los golfistas a menudo se detienen para tomarle una foto. Es visto como la mascota no oficial del campo.

Los ataques de cocodrilo son muy raros, por lo general suceden porque los humanos se acercan demasiado y los incomodan. La mejor manera de observar estos fascinantes animales es desde una distancia segura, ya que siguen siendo depredadores carnívoros.

Ahora, este descarado caimán solo quiere conocer a los vecinos.

Fuente: Golf.com

Videos Destacados

El misterio de las mascaras gigantes encontradas en Bolivia

Esta Gran Danés prefiere permanecer sucia, a pesar de que su dueño le ruega que se meta a bañar

El anillo que te resulte más atractivo revelara los secretos más profundos de tu personalidad